[Análisis] Firefighters – The Simulation

Autor: | Posteado en Consolas Sin comentarios

Firefighters – The Simulation viene a hasta Nintendo Switch de la mano de UIG Entertainment para agregar un género que todavía estaba por cubrir en el catálogo de la máquina híbrida, como es la simulación de bomberos. El caso es que, sin embargo esta finalidad de traer un género distinto y bastante atípico –al menos en consolas, no tanto en PC, donde ya han aparecido muchos de estos títulos- pueda parecer buena, el resultado dista mucho de la realidad…

Sortear peligros y chorrear adrenalina

Se cree que el trabajo de bombero es uno de los más emocionantes y peligrosos del mundo, como si fuera un cóctel de obligación y adrenalina en el que hay en juego algo tan indispensable como la vida. ¿Firefighters – The Simulation refleja esto? La resolución corta es no. La resolución larga: para nada.

El título de UIG Entertainment es un desastre. Bueno, quizá esta frase sea demasiado contundente y al juego lo que le falta es un poco de… sí, lo siento, no podemos engañarnos, es un desastre.

Empezamos con un diminuto manual –voluntario- donde nos explican las características básicas que tenemos como bombero. Partimos del rango más bajo dentro del cuerpo no obstante iremos ascendiendo a medida que sumemos puntos durante vuestros turnos diarios.

Los turnos se componen de 24 horas dentro del juego –no son reales, sino posiblemente se convertirían en tortura para el que lo juega- y en ellos facilmente cumplimos una serie de misiones. Estos turnos comienzan a las 8(ocho) de la mañana y terminan a las 8(ocho) de la mañana del día(24hrs) siguiente, sin embargo si nos hallamos en medio de una misión, puede verse estirado hasta que la terminemos.

Está todo controlado, compañeros

Bueno, casi. La jugabilidad en Firefighters – The Simulation es simple a más no poder: manejamos a vuestro personaje con vista en 1.ª persona, y una leyenda nos va indicando los botones que debemos utilizar para efectuar cada acción.

¿Qué acciones podemos encontrar? Pues de manera básica lavar vuestro vehículo –manejaremos uno distinto dependiendo del rango alcanzado- y asegurarnos de su buen mantenimiento con revisiones periódicas utilizando una llave inglesa –sí, con eso ya está apañado-  fuera de los tiempos de misión. Por cierto, olvidaos de la vibración, no existe.

Cuando surge una expedición, la alarma nos sonará allá donde estemos y debemos apresurarnos en lograr el punto marcado en el mapa -bastante limitado, por cierto- de la esquina superior izquierda sin que el tiempo se agote. Asimismo tendremos la asistencia de una flecha indicativa en la parte superior de la pantalla que nos ayudará todavía más a hallar el camino.

Una vez metidos de lleno en las misiones, sorprende la poca emoción que transmiten, lo aburridas que se vuelven en poco tiempo y lo repetitivas que llegan a hacerse: apaga una bolsa de basura incendiada y vuelve al parque de bomberos; reune una mancha de aceite que puede ser contaminante y vuelve al parque de bomberos; apaga otro diminuto fuego y vuelve; mancha, mancha, mancha, fuego, parque, limpia el vehículo, mancha, término de turno. Y en esto puede resumirse el título.

Y sí, estamos ante un título de simulación de una profesión, no obstante es que esta ocupación posee labores con mucho más gancho y variedad que las que nos presenta el juego. ¿Acaso un bombero no rescata gatos de los árboles? ¿No salvan a niños que quedan atrapados en los ríos? ¿No sienten la acción en operaciones a vida o muerte? Porque el juego no transmite nada de esto.

Hay algún que otro detalle, como tener que parar a echar gasolina cuando el indicador este bajo mínimos o el hecho de poder activar la alarma sonora y las luces, que le aportan algo de gracia. En la conducción de los vehículos disponemos de tres tipos de cámaras: una interior y dos exteriores para mirar el camión completo.

¡Ojo! Podremos utilizar los intermitentes y las luces de emergencia, sin embargo no pasa nada si no lo hacéis. En el siguiente apartado comprenderéis por qué.

¡Nos vemos entre las llamas!

El apartado técnico de Firefighters – The Simulation remata la idea de que estamos ante un título muy complicado de recomendar. El clipping y el popping definen a su apartado gráfico, con vehículos de civiles que atravesamos literalmente mientras conducimos vuestro camión de bombero, resultando sorprendente que no se colisione con ninguno de ellos ni con las viandantes – ¿ahora entendéis por qué da igual el uso de intermitentes?-. No obstante estad atentos, porque una diminutiva señal de Stop hará que vuestro vehículo se frene en seco, algo que resulta inclusive cómico, ¿no creéis? Por su parte, los escenarios van apareciendo cual presencia divina mientras aceleramos vuestro vehículo.

Pero el apartado gráfico, no contento con eso, luce unos notables dientes de sierra y un inestable framerate de manera constante. Estos defectos se crean todavía más  presentes cuando conectamos vuestra videoconsola en modo sobremesa.

Si contamos del apartado sonoro, la cosa no mejora. No hay ningún tipo de voces para acompañar a unos breves textos en castellano que nos sirven como indicaciones. El juego contiene escasas melodías, que de manera básica se diferencian entre la que suena en la fase de guardia y la que suena durante las misiones. En el 1.er caso tendréis la sensación de que escucháis música(audio) de espera de ascensor, mientras que en el 2.º facilmente se la podrían haber ahorrado.

Hay algunos efectos que podrían quedar resultones si no fueran por unos altibajos que no se comprenden demasiado. Es decir, la alarma suena muy fuerte si conducimos utilizando la cámara interior no obstante apenas se oye si cambiamos de cámara. Es lógico que se escuche algo más fuerte si la tenemos encima de la cabeza, no obstante de ahí a apenas oírse, va un trecho.

Creo que voy a solicitar una excedencia

No puede determinar a Firefighters – The Simulation como un juego largo, sino como un título que se hace largo. Sus misiones son repetitivas a más no poder, aburridas y acaban cansando a los pocos minutos de realizarlas.

El aliciente de poder ir subiendo de rango a medida que cumplimos misiones está bien, no obstante quizá sea el único diminuto fundamento por el que continuar jugándolo. Subimos de rango, cambian el par de misiones que hacíamos con vuestro previo puesto, no obstante se repiten igual.

La duración real de los turnos puede configurarse en el panel de alternativas entre tres niveles diferentes, para adecuarse a que esas 24 horas de turno en el juego pasen con más o menos celeridad. No hay modo multi player ni ningún tipo de extra que le añada más contenido al título… y quizá sea de agradecer.

Al menos tendréis momentos un tanto cómicos dentro de todo el caos que cree el juego. Por ejemplo, si queréis tensión, echad una miradita a vuestro amigo de camión. Yo creo que no desentonaría mucho creando algún cameo en juegos como Project Zero…

Conclusiones

Firefighters – The Simulation es un título que se sus creadores tal vez idearon como un bombazo y ha acabamiento siendo facilmente cenizas. Misiones aburridas, sin emoción y repetitivas, sumadas a un apartado técnico y jugable desastroso, lo convierten en un juego muy complicado de recomendar. Posee algunos detalles en el intento de simulación de la ocupación que no están del todo mal, y el hecho de poder subir de categoría le aporta un mínimo aliciente a un título del que poco se puede sacar. Si tenéis curiosidad por probarlo o vuestra vocación de bombero os pide a gritos jugarlo para juzgarlo, podéis encontrarlo en la eShop de Nintendo® Switch al precio(costo) de 39,99 €, y necesitaréis 808 MB de memoria para su descarga.

La entrada [Análisis] Firefighters – The Simulation se publicó 1.º en Nintenderos.com – Nintendo® Switch, 3DS, Wii® U.

Nintenderos.com – Nintendo® Switch, 3DS, Wii® U



Sin afectar al autor original de la noticia, no hemos eliminado su fuente original.

Agrega tu comentario