[Análisis] Lovers in a Dangerous Spacetime

Autor: | Posteado en Consolas Sin comentarios

Lovers in a Dangerous Spacetime es un juego de navecitas, disparos y enemigos espaciales ubicado en un universo futurista. La diferencia respecto a otros juegos de un género tan explotado como cargado de historia está en su peculiar ambiente en 2D y en un marcado carácter multijugador que no olvida el modo para una ola persona. El estudio independiente Asteroid Base nos propone una explosión de color y música(audio) electrónica que, tras su paso por otras plataformas, llegó actualmente a Nintendo® Switch.

El amor es la fuerza más poderosa del universo, dicen, y este juego lo lleva a su máxima expresión. Gracias al inigualable poder del afecto, procesado en el Reactor de Ador, la civilización y el avance se extendieron más allá de las estrellas, uniendo a todos los pueblos es una sola galaxia. Esta máquina estaba cuidada por los simpáticos LOVERS, la Liga de los Ordenados y Versátiles Espacionautas al Rescate. No obstante un día, ocurrió el desastre. La fuerza del Antiamor invadió la galaxia, cientos de criaturas fueron apresadas, y los monstruos comenzaron a caminar (o a flotar) a sus anchas por todas y cada una de las constelaciones. Ahora, los LOVERS deben devolver la paz y el amor a la galaxia.

Explora, rescata, dispara y vuelve a disparar

La misión primordial del juego es obtener rescatar las bastantes criaturas para abrir los portales que nos llevarán al siguiente nivel y, finalmente, al jefe de cada una de las cuatro constelaciones. Tras vencerlos, recuperaremos las partes del Reactor de Ardor. Para viajar por la galaxia y alcanzar vuestro objetivo, deberemos conducir una diminutiva nave espacial manejando sus distintas partes: cañones, super cañón, mapa, escudo y, ante todo, el timón. Aquí, la coordinación con vuestros hasta 3(tres) compañeros -o con la CPU- sera vital, puesto que ni los enemigos ni las politicas de cada universo nos lo pondrán fácil.

Los distintas mundos por los que navegaremos con vuestra nave son bastante amplios, y presentan diseños muy variados relacionados con la temática de la campaña a la que pertenecen. Nos encontramos, además, con distintas elementos en los mundos, que podrán dificultar o proporcionar vuestro periplo. Estos incorporan puzles, barreras, fuerzas gravitatorias, bombas… Los agujeros de gusano, por ejemplo, nos ayudarán a desplazarnos de un punto a otro de forma mucho más rápida. No todos los niveles necesitan que exploremos un mundo, ya que en ocasiones solo deberemos enfrentarnos a ingentes hordas de enemigos sin que vuestra nave salga mal parada.

Los controles son bastante sencillos, y la dificultad del manejo recae en la coordinación. El ambiente de cada nave es un diminuto juego de plataformas, y una vez llegamos puesto de mando del elemento que queremos controlar, vuestras acciones irán orientadas a manejar la nave o alguna de estas partes. Existen muchas naves, y cada una posee sus características. Además, se puede ir perfeccionando los distintas elementos que la componen gracias a las herramientas(tools) que encontraremos antes de cada nivel y durante los mismos. Estos incorporan gemas de rayos o elementos metálicos, cuyas combinaciones crean que cada vehículo sea totalmente personalizable.

La dificultad de LOVERS es regulable en 4(cuatro) niveles, desde muy fácil a difícil. Obviamente, tanto la dificultad como el factor coleccionismo influirán en la duración del juego, que pese a ello, no es demasiado extenso.

Un ambiente inventado con amor

Como vemos, el diseño(design) de los mundos nos trae elementos vivos y llenos de color, que contrastan con la simplicidad de los fondos. Los personajes no se alejan de la estética, digamos dulce, que continua el juego. En un inicio encontraremos pocos modelos, no obstante a lo extenso de la historia iremos desbloqueando nuevos personajes que incorporan conejitos o ranitas (para los jugadores(gamers) activos) y distintas mascotas (para la CPU en caso del modo de 1(uno) jugador). Los enemigos parecen simpáticos robots que, sin embargo, no dudarán en aparecer en hordas, por todas partes, tratando atacar vuestra nave y meter término a vuestro viaje… o a vuestra paciencia. La variedad de estos es un punto a destacar, sin embargo en los últimos niveles nos parecerá que los hemos visto a todos demasiadas veces. Mención aparte merecen los jefes finales de cada campaña. Cada uno presenta un diseño(design) mucho más realizado y peligroso que el de los enemigos corrientes, así como una jugabilidad y puntos débiles notoriamente diferenciados.

Como vemos, el diseño(design) es uno de los puntos fuertes de LOVERS, y llega acompañado de unos menús que, pese a la cantidad de info(datos). que anuncian en ciertas pantallas, están bien organizados y son muy visuales. En la pantalla de juego, por ejemplo, tendremos una barra de vida de vuestra nave, un contador de criaturas rescatadas y un diminuto mapa que nos ayudará a movernos entre planetas y asteroides.

Un juego con un aspecto visual tan cuidado no podía permitirse el lujo una banda sonora mediocre. Así, LOVERS nos propone una serie de temas electrónicos que van desde lo frenético a lo pausado, en una OST creada por Ryan Henwood que podemos escuchar en Spotify y otras plataformas. Ciertamente, han obtenido acoplar la música(audio) a la estética futurista del juego, ofreciéndonos piezas tranquilas para los menús y la exploración, y temas trepidantes para las batallas finales o los momentos de tensión.

Un recorrido para dos (o no)

LOVERS es un juego pensado para el multi player cooperativo. De hecho, la exploración de las galaxias con uno o muchos amigos (hay un máximo de 4(cuatro) jugadores) puede ser mucho más fácil y, probablemente, más divertida. Sin embargo, Asteroid Base no ha querido abandonar de lado la versión-RC para un jugador. En este modo, controlarás al personaje primordial y, mediante el uso del botón ‘Y’ y de las flechas de dirección, darás órdenes a tu mascota. Este personaje no jugable permanecerá atento al puesto de mando que le hayas adjudicado.

Otra de las claves de este indie es la rejugabilidad. Es probable terminar la historia sin rescatar a todas las criaturas. Sin embargo, deberemos hacernos con todas ellas para aumentar vuestro rango de explorador y, así, desbloquear el uso de dos avances en cada puesto de la nave o inclusive un total de 5(cinco) nuevas naves espaciales. También se puede mejorar vuestros tiempos en cada partida, pasando de ese frustrante 1.er contacto de 15(quince) minutos(60seg) a unos tiempos dignos del mejor speedrunner.

Conclusión

Hoy día, tenemos a vuestra disposición una fantastico variedad de juegos indies. Algunos han apostado por recuperar la estética retro, mientras que otros se adentran en el 3D con resultados dispares. Aquí, Lovers in a Dangerous Spacetime obtiene destacar, brindando un ambiente gráfico y sonoro muy cuidado sin descuidar la jugabilidad.

Es cierto que se echan en falta un mayor número de niveles o un modo online que nos permita, como mínimo, colaborar vuestros tiempos… No obstante estos puntos negativos no empañan la maestría de juego. Sube el volumen, comparte el joy-con con un amigo, y explora los mundos para devolver el amor a la galaxia.

Nintenderos.com – Nintendo® Switch, 3DS, Wii® U



Sin afectar al autor original de la noticia, no hemos eliminado su fuente original.

Agrega tu comentario